Casa Luna Nova

Vivienda

Azoños, Cantabria

Luna Nova es un proyecto derivado de un encargo privado. Se trata de una vivienda donde una de las premisas definida por la propiedad era el deseo de tener un contacto directo y continuado con la luz natural.

La parcela, en desnivel y con un tamaño limitado, se estudió en profundidad para crear una proyecto en el que vivienda y jardín funcionasen como un conjunto. En lugar de definir un jardín perimetral en torno a la casa separado por una fachada opaca, estas se plantearon como planos continuos de vidrio. De esta manera, los espacios exteriores se incorporan visualmente al interior de la vivienda.

Esta decisión fue un elemento clave para desarrollar el diseño de la planta. El hecho de generar un perímetro de vidrio en todo el desarrollo de sus fachadas motivó una organización espacial donde resulta imprescindible atender a los detalles constructivos de paramentos separadores de estancias, así como una organización en planta central.

En planta baja se ubican las zonas comunes; salón, comedor-cocina, estudio y un pequeño aseo. En la planta superior se ubican dos dormitorios en suite.

En la segunda planta, en lugar de plantear una fachada de vidrio de suelo a techo, se define una ventana corrida. Tanto en una solución como otra, resulta imprescindible atender al detalle constructivo para hacer desaparecer cualquier marco y conseguir que la conexión con el exterior sea lo más exitosa posible.

La fachada se completa con un paramento de piedra caliza a excepción de la planta de sótano, la cual acoge una zona de garaje con acceso independiente desde el exterior. Dicho basamento busca una condición material mucho más tosca, razón por la cual la urbanización se completa con escolleras y puerta de garaje y paramentos se pintan de color negro para fundirse con el plano en sombra proyectado por el peto curvado que define el gesto más exhibicionista de la propuesta.